“Aquello que no está resuelto busca aparecerse para resolverse continuamente”. Husserl

Las Constelaciones Familiares buscan en el inconsciente aquello que nos impide tener vidas y relaciones satisfactorias. 

Las Constelaciones Familiares son una técnica, una herramienta terapéutica, en la que los cambios positivos en la vida de quien constela se producen habitualmente con gran rapidez. Estos cambios se ocasionan al realizar un trabajo profundo y completo con el inconsciente de la persona interesada, para la cual va a ser necesario trabajar con el inconsciente colectivo a través del inconsciente familiar, tratando los aspectos problemáticos que han producido bloqueos tanto a nivel familiar como en el propio inconsciente y personal del individuo. El gran trabajo de fondo se produce al tratar el sistema familiar de origen (padres, abuelos, bisabuelos, tatarabuelos). Por ello, las mejorías resultantes del trabajo con Constelaciones Familiares son evidentes desde la primera constelación.


Las Constelaciones Familiares pueden ser consideradas como una terapia holística. Esto quiere decir que trata todos y cada uno de los planos que componen el ser humano: energía, mente, emociones y cuerpo físico. Por lo tanto, no nos encontramos transformaciones en una sola esfera la vida de cada individuo, sino que se produce una renovación general en todos los aspectos de la vida de cada sujeto, aumentando su capacidad de resolución de problemas, mejorando su inteligencia emocional, aumentando la energía vital y sus relaciones personales.


Quizás donde más rápidamente podemos encontrar cambios y mejorías, es dentro de la esfera mental y emocional de la persona. Las emociones son la manifestación física de los pensamientos, y ,por lo tanto, están relacionadas. Muchos de los pensamientos que se tienen a lo largo de la vida no son más que la repetición de patrones y creencias heredados a través del sistema familiar de origen. En el momento en que la persona se libera de este tipo de pensamientos parasitarios y repetitivos, comienza a manifestarse otro tipo de emociones. Así, por ejemplo, un hecho concreto, violento o traumático, que ocurrió en el sistema familiar y que ha sido almacenado por el inconsciente del descendiente, puede constituir unas formas de pensamientos asociados al miedo, la ira, o la culpabilidad. Constelar, realizar la terapia siempre beneficia al sucesor o descendiente, produciendo un cambio radical o significativo en el tipo y la calidad de pensamientos que tiene a lo largo del día. Es entonces cuando los pensamientos y emociones negativas son sustituidos por otras mucho más beneficiosos, como la relajación y la serenidad, por ejemplo, convirtiéndose en el timón y empuje en la vida de la persona.

Con cada constelación, la carga eliminada del inconsciente de la persona y del sistema familiar de origen, ayudan a la recuperación de la fuerza vital, manifestándose por tanto en el cuerpo físico, mejorando las funciones fisiológicas del organismo.

Por otro lado, hay que tener presenteb que la mente y las emociones nutren la salud de cada ser humano. Es más, para que la salud se mantenga de forma óptima el mayor tiempo posible, la calidad de los pensamientos y las emociones es de vital importancia. Así, el trabajo terapéutico realizado con las Constelaciones Familiares influyen de forma positiva tanto en el cuerpo físico, como en el mantenimiento de la salud y prevención de las enfermedades.

Las Constelaciones Familiares ayudan a realizar un cambio trascendente en la percepción que se tiene de la existencia.

Sólo si cambio mi percepción del mundo podré cambiar el mundo que me rodea. 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies