Etimológicamente la palabra “PADRE”.  proviene del latín paterpatriscuyo significado es patrono, protector, defensor.

De ahí que una de las funciones del Padre sea proteger, dar seguridad. El hombre mira hacia fuera. Sale y explora y la acción le fundamenta. 

El Padre tiene un papel fundamental en la escuela. El Padre nos acompaña a descubrir el mundo, conquistar y abrir nuevas fronteras. Y dentro de las materias escolares, se relaciona al Padre con las matemáticas. 

El ÉXITO viene del Padre, de tomar al Padre. 

Existen madres que se han acostumbrado a salir solas adelante con sus hijos, teniendo que prescindir del apoyo del padre de su hijo. O madres que han tenido que afrontar cosas como violencia intrafamiliar y abusos. 

Lo que quiere mamá es evitar a toda costa el sufrimiento del hijo y la reacción primitiva, es alejar al Padre del hijo.

También hay mujeres que por uno u otro motivo excluyen al Padre, de la crianza de los hijos. O desvalorizan la figura paterna ante los ojos de sus retoños estén estos presentes o no.

Esas mujeres están condicionando al hijo a no poder “tener” a su Padre en el corazón, a no poder amarlo a “tener” que rechazarlo. Desarrollando un sinfín de enfermedades, y problemas para nuestros hijos. Por ejemplo, Adicciones.

De esta manera el hijo varón queda sin permiso de crecer y hacerse hombre, como un niño eterno, ya que crecer, significaría convertirse en hombre y ser como su Padre. Y recordemos que papá ante los ojos de mamá y según mamá… es un “hombre malo”, deficiente, peligroso, ausente, incompleto, etc.

Por otro lado, si es mujer, la hija queda sin permiso de crecer y/o tener hombres en su vida, ya que la imagen masculina está dada por el primer hombre. Cuando mamá le enseña a su hija, una imagen de hombres débiles y desestructurados, esta hija crece buscando “niños” o “parejas abusivas o distantes”, para mantener relaciones emocionales inestables, ya que la programación de mamá es que papá es un niño, o un hombre lejano, con la consecuencia de tener relaciones que no se concretan, fracasos emocionales o relaciones adictivas.

Es decir, cuando rechazamos el Padre que es y lo sacamos de la vida del hijo, inmediatamente estamos provocando que los hijos hagan lo que sea por tener a papá en el alma. Tomando lo más difícil y doloroso de su Padre biológico, repitiendo esquemas de enfermedad, dolor y sufrimiento. Ya sea enfermarse, gravemente, caer en drogas, depresiones, agresividad, etc. Ya que todos los niños sin excepción aman a su Padre, independiente como este sea o haya sido. El niño, desde las Constelaciones Familiares y desde su infancia, no odia a su Padre, el rechazo de un niño(a) a papá es el rechazo de la madre del niño hacia el hombre.

El problema es que el 50% genético que lo que el niño es … es su Padrey el otro 50% es su Madre. Lleva la carga genética de ambos y es fiel a ambas programaciones inconscientes. Por lo tanto, es como si la mano derecha, odiara a su mano izquierda o viceversa. Esto conflictúa al niño de tal manera que es posible que un pequeño pueda enfermar físicamente o al menos hacer síntomas físicos como estreñimiento, problemas para dormir, terrores nocturnos, etc. Y ya más grande anorexias, bulimias, adicciones, violencia y agresividad, trastornos del aprendizaje, déficit atencional, etc.

La herida de la relación Padre-hijo está dada por la relación entre la propia madre y los hombres en su vida.

“Todo hijo tiene padre, el padre está presente en el corazón del hijo a través de la madre. Es mamá quien permite o no, a sus hijos, tener papá.”

“El camino al padre, es a través de mamá.”  (Bert Hellinger)

Cuando se pierde a uno de los padres por el motivo que sea muerte o abandono, queda un gran vacío en el corazón. El niño crece con ese vacío en el pecho, es un profundo dolor que el niño no sabe cómo manejar y por más que se le explique, el niño no encuentra razonamiento posible. Y es una herida que se guarda en nuestro Ser.

En consecuencia, el niño se ve en la necesidad de crecer quizás más deprisa que el resto, queriendo cubrir las necesidades del Padreausente, sirviendo de pareja al que se ha quedado, además de Padre o Madre de sus hermanos. Esto genera una gran carga personal que puede imposibilitar establecer relaciones futuras que sean duraderas, por estar ya previamente comprometido con su primer hogar.

En el fondo de su ser esconde una profunda tristeza que puede disfrazarse de rebeldía, de adicción, de rabia que se puede observar en su mirada, evoca gran frialdad y dureza o en otras ocasiones puede ser demasiado complaciente tratando de satisfacer las necesidades de los otros con la intención de no ser “abandonado de nuevo”, muchos de los celos en parejas derivan del abandono de uno de los Padres.

En el caso que uno de los Padres muera también es posible que el niño quede marcado por un fuerte deseo de “irse” con el Padre muerto, es decir que puede tener poca conexión con la vida. Se puede ver en estas personas un rostro que da la sensación de “susto” “impresión” o poca vitalidad.- Si, como mujer, no puedo ver a mi Padre, no puedo ver al padre de mis hijos ni a ningún otro hombre. 

Importancia de actualizar las imágenes de nuestro Padre.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies